Kenia

Home Kenia - DERECHOS DE LA INFANCIA

Niños de Kenia

Descubriendo los Derechos del Niño en Kenia

A pesar de que Kenia ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño, aún resta por implantar a fondo sus disposiciones. La pobreza, la sequía, el gran crecimiento de la población, los conflictos internos, el estancamiento en la política y el problema cada vez más grave de los refugiados son algunos de los factores que limitan e impiden la aplicación de casi todos los principios de la CDN en el país.

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño:
4,56 / 10

Nivel negro: Situación muy grave.

Población : 44 millones
Pob. de 0 a 14 años : 42,5 %

Esperanza de vida: 63 años
Mortalidad en menores de 5 años: 73 ‰

1. Situación de los niños

Principales problemas que afectan a los niños en Kenia:

Pobreza
Kenia es víctima de una pobreza extrema y endémica. La mitad de sus habitantes viven por debajo del umbral de la pobreza, con un promedio de 2 dólares o menos por día. Las marcadas diferencias que existen en los niveles de ingresos y estándares de vida – sumado a que las desigualdades van en constante aumento – son más manifiestas si se tiene en cuenta que Kenia tiene un rol central en materia comercial y financiera en esa región de África.

El problema se ve acentuado por la alta tasa de crecimiento de la población del país (un 2,69% anual), la cual ejerce una gran presión sobre la capacidad de los recursos estatales y no gubernamentales para brindar asistencia, sobre todo porque la natalidad es más alta entre los sectores de más bajos ingresos. Más de la mitad de esta población en crecimiento tiene menos de 18 años.

El alto nivel de pobreza tiene su impacto más negativo en el bienestar de los niños: limita su acceso al agua potable, su derecho a una alimentación saludable, a la atención médica, a la educación y la protección de sus libertades básicas.

Asuntos de salud
Kenia debe soportar sequias, alzas en los precios de los alimentos y oleadas de refugiados de Somalia. Consecuentemente, no ha sido capaz de asegurar una alimentación adecuada para sus niños. Ha aumentado la malnutrición, y ello facilita la propagación de enfermedades que van desde el sarampión a la polio.

La propagación del SIDA es otro problema complejo: cerca del 3% de los habitantes del país padecen el virus del VIH. Una gran parte de las víctimas son niños – afectados directamente (al ser infectados por el virus) e indirectamente (al quedar huérfanos por la muerte de sus padres).

La falta de concienciación, de higiene, de infraestructura, de recursos médicos y de personal idóneo contribuye a que el SIDA y otras enfermedades se propaguen con rapidez. La terriblemente alta tasa de mortalidad infantil refleja el grave impacto de estas carencias: más del 8% de los niños muere antes de cumplir los cinco años.

Educación
La pobreza, el trabajo, la infraestructura deficiente y el matrimonio infantil impiden que los niños reciban educación. Se estima un 30% de abandono escolar.

Para que un país salga de la pobreza, es necesario que sus niños tengan acceso a buena educación.

Violencia hacia los niños
En Kenia, la violencia hacia los niños puede ser de diversas formas: física, psicológica, sexual y moral. Ocurre tanto en las casas como en la escuela. En este último ámbito, no son extraños los casos en que los niños sufren agresiones o incluso violaciones a manos de sus maestros. Muchas veces, las niñas violadas quedan embarazadas y deben abandonar sus estudios.

La prostitución infantil, con todos sus males concomitantes, constituye un problema adicional. Aunque la ley la prohíbe, aun es difícil tratar el tema, y el aumento sostenido de la cantidad de niños pobres, junto con aquellos que quedan huérfanos a causa del SIDA, no hace más que agravarlo. Además, con el turismo sexual, estos factores han contribuido a que la incidencia de la prostitución infantil aumente.

Trabajo infantil
Debido a la poca efectividad de las leyes y a la pobreza extrema, el porcentaje de niños que deben abandonar sus estudios para trabajar continúa siendo alto: afecta al 26% de todos los niños de 5 a 14 años.

Muchos niños trabajan en plantaciones en condiciones deplorables, mientras que otros son contratados para ser empleados domésticos. Evidentemente, este tipo de trabajos son terriblemente cansinos física y moralmente, por lo que generan sentimientos de apatía y desesperanza. Es frecuente que aquellos niños que no encuentran trabajo recurran a pedir limosna para poder mantener a sus familias. Tienden entonces hacia una existencia no productiva en las calles de las grandes ciudades.

Niños refugiados
Este año, Somalia, país vecino de Kenia, ha sido víctima de una de las peores sequias de los últimos tiempos. Por eso numerosas familias recurrieron a Kenia en busca de refugio y ayuda, tan solo para encontrarse con que la ayuda se materializaba con demasiada lentitud. Las consecuencias para los niños (la mayoría de los refugiados son niños) han sido graves y, muchas veces, fatales.

En Dadaab se han levantado campos de refugiados. Muchos llegan a estos campos deshidratados y con cuadros de malnutrición severa. La ayuda humanitaria de fuentes locales e internacionales de la que disponen, lamentablemente, aún es inadecuada para combatir la crisis, y muchos niños deben enfrentar la constante lucha entre la vida y muerte.

Se estima que 2 millones de niños de esta región sufren de malnutrición crónica.

Niños detenidos
En lo que respecta a la prisión preventiva, los niños suelen no estar separados de los prisioneros adultos. De hecho es frecuente que deban compartir celda tanto con hombres como con mujeres, por lo que es común que los niños detenidos sufran abuso físico y sexual.

Un dato particularmente alarmante de esta situación es la gran cantidad de niños inocentes de menos de cuatro años que languidecen en las prisiones keniatas. Esto sucede porque muchas mujeres detenidas traen a sus niños consigo cuando cumplen su pena, ya que no tienen con quién dejar a sus hijos en su ausencia.

Mutilación genital femenina
La mutilación genital femenina todavía se practica en varias partes de Kenia. El procedimiento es doloroso y humillante, así como también antihigiénico y peligroso en extremo. Las niñas sometidas a este procedimiento suelen padecer hemorragias y distintos tipos de infecciones. Además, la muerte es un resultado muy común. Muchas veces las sobrevivientes de esta práctica brutal quedan con discapacidades físicas permanentes y con daño psicológico para toda su vida.

El matrimonio infantil
El matrimonio infantil todavía es una práctica muy difundida dentro de ciertos grupos étnicos. Más del 25% de las niñas keniatas contraen matrimonio antes de los 18 años. Estas jóvenes no se encuentran en condiciones de entender lo que significa el matrimonio y deben enfrentar, inevitablemente, un futuro de adversidades y de esfuerzo constante. Los niños que nacen de esas uniones comienzan la vida desde una posición de gran desventaja.

Identidad
Sólo se informa y se inscribe el 60% de los nacimientos en Kenia. En consecuencia, el 40% de los niños keniatas carece de identificación oficial o de nacionalidad; crecen como personas sin estado, sin ninguna esperanza de poder acceder a los derechos humanos más básicos. En efecto, no existen a los ojos de la sociedad.

Categoría: / Tags:

— Actualizado: 27 octubre, 2020 — Visitas totales: 12 — Últimas 24 horas: 0 — Conectados: 0