Zambia

Home Zambia - DERECHOS DE LA INFANCIA

Niños de Zambia

Descubriendo los Derechos del Niño en Zambia

Los niños que nacen y crecen en Zambia por lo general no llevan una vida muy feliz o afortunada. Desde muy pequeños están destinados a luchar constantemente para disfrutar de los derechos más básicos: luchan por su derecho a alimentarse, dormir, asistir a una escuela o simplemente sobrevivir… y jugar es un lujo que no se pueden permitir.

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño :
2,95 / 10
Nivel negro: Situación muy grave.

Población : 13,9 millones
Pob. de 0 a 14 años : 45,1 %

Esperanza de vida: 46 años
Mortalidad en menores de 5 años: 141 ‰

1. Situación de los niños

Principales problemas que afectan a los niños en Zambia:

Pobreza
Zambia combate la más alta tasa de pobreza del mundo. De hecho, se estima que el 86 % de la población de Zambia vive por debajo de la línea de pobreza.

La situación económica causa múltiples consecuencias negativas en las vidas de los niños, ante todo. La pobreza galopante obliga a muchos padres a impedirle a sus hijos que asistan a la escuela para que, en su lugar, trabajen de tiempo completo para contribuir económicamente con manutención de la familia. Esto imposibilita el acceso a una nutrición adecuada, un cuidado médico apropiado, una educación rudimentaria y una vivienda decente; además les niega el por completo la posibilidad de tener tiempo libre.

El derecho a la salud
Los indicadores sanitarios nacionales de Zambia son extremadamente bajos. La media de la expectativa de vida es de apenas 46 años: la más baja en el mundo. La tasa de mortalidad infantil se encuentra en un nivel proporcionalmente deplorable.

La falta de infraestructura, material y personal calificado son las principales causas del desastroso estado en el que se encuentra el sistema de salud de Zambia. Miles de niños no tienen acceso a atención médica básica. Además, la gran mayoría de los hogares zambianos se debilitan sumergidas en condiciones de vida extremadamente insalubres y la ausencia de servicios sanitarios y la ignorancia sobre las medidas higiénicas básicas engendran enfermedades virales como el sarampión que con frecuencia causan epidemias virulentas. A pesar de las recientes campañas nacionales, los esfuerzos para promover la vacunación e inmunización no logran proteger a los niños zambianos.

El derecho a la educación

El sistema educativo en Zambia necesita progresar mucho para, como mínimo, comenzar a satisfacer las necesidades de todos sus niños.

A pesar del libre acceso a la educación, lo que posibilita un marcado aumento en las inscripciones, la educación no es obligatoria. Como resultado, uno de cada cinco niños no asiste a la escuela en absoluto. Además, el costo extra necesario para la educación; como lo son los materiales de estudio, uniformes, y gastos de transporte; disuade a las familias de educar a sus hijos y el ya familiar requisito de que los niños se conviertan en empleados asalariados para que colaboren con la manutención de la familia se transforma en una limitación constante.

Además, las condiciones en las se encuentra la mayoría de las escuelas dista mucho de lo ideal. Los edificios son ruinosos y poco seguros y están sobrepoblados; las condiciones sanitarias a menudo no se cumplen; los materiales de estudio son inadecuados; el sistema educativo es anticuado y los maestros no siempre están calificados. Lo que es más, casos de castigo corporal, malos tratos e incluso abuso sexual preocupan seriamente.

Los niños y el sida
Se estima que más de un millón de zambianos son VIH positivo de los cuales alrededor de 95 000 son víctimas menores a los catorce años. Las repercusiones que tiene el VIH en el bienestar de los niños no se ven limitadas solo a su salud; de hecho, esta plaga se traduce en aproximadamente 600 000 niños que han perdido a sus padres por causa del sida. Estos niños son abandonados, sin recursos o sin la posibilidad de recurrir a los sistemas de apoyo. Crecen sin ningún otro panorama más que un oscuro y trágico futuro.

Trabajo infantil
Más del 40 % de los niños zambianos están en una actividad económica. En el 2009 la Organización Internacional del Trabajo estimó que el número de niños que trabajaban se encontraba por arriba de los 1,2 millones. Sin educación, inexpertos, sin protección y sujetos a la explotación estos niños padecen una miserable existencia: largas horas de trabajo en condiciones medievales propensas a accidentes, un sueldo mínimo, deficiencias alimenticias, ausencia de un alojamiento, etc. Por otra parte, además de la exposición a los elementos y enfermedades, son crónicamente vulnerables a actividades peligrosas como la prostitución, discriminación, maltrato y tráfico y abuso de sustancias.

El derecho a la nutrición
En Zambia, la desnutrición de los niños ha sido contenida. Aun así, a pesar de no padecer casos de hambre serios, la dieta de la mayoría de los niños en Zambia no cuenta con los elementos nutricionales esenciales para un crecimiento saludable. Estas deficiencias nutricionales afectan de manera adversa a su sistema inmunológico y los vuelve extremadamente vulnerables a enfermedades.

Aún más, la pobre nutrición de las madres repercute en sus hijos ya que más del 10 % de los recién nacidos presenta un bajo peso al nacer y con ello se crea la base de una vida marcada por una salud pobre.

Los niños en la calle
De acuerdo con los resultados de las recientes encuestas, el número de niños que vive en las calles de Zambia asciende a entre 20 000 y 30 000. También se estima que uno de cada cinco chicos no vive con sus padres.

Las condiciones de vida de estos niños son drásticamente graves, se ven expuestos a los peligros de la calle, lo que los transforma en indefensas víctimas de un gran número de abusos incluyendo la violencia, el tráfico de drogas, la prostitución, el alcoholismo, la drogadicción y la explotación laboral.

Demasiado a menudo los niños sin techo, debido a la desesperación, comienzan a mendigar y prostituirse para conseguir suficiente comida, cobijo y ropas para lograr sobrevivir. El gobierno zambiano ha tenido ayudado con éxito a alguno de estos niños a través de albergues y programas de entrenamiento. Desafortunadamente, estas medidas no han beneficiado a un gran número de estos desafortunados niños y muchos de estos indigentes todavía vagan por las calles, luchando para sobrevivir.

Maltrato infantil
En Zambia, el maltrato corporal es algo común tanto en los hogares como en las escuelas, en la sociedad en general. Los niños a menudo son víctimas de la violencia física y sexual así como también del abuso psicológico y moral. Los huérfanos y los niños de la calle en particular son, además, rutinariamente victimizados día a día.

Encarcelamiento de niños
Los niños representan la increíble cifra del 10 % de la población encarcelada de Zambia. Muchos de ellos tienen una corta edad lo cual es común, ya que los niños menores a los cuatro años son encarcelados con sus madres. La supervivencia de estos niños se pone en riesgo en especial porque las prisiones no les otorgan ningún trato especial. Por lo tanto, debido a los actuales niveles de nutrición, la asistencia médica y el espacio que les son conferidos en combinación con un ambiente poco sanitario, estos inocentes niños se ven expuestos a innumerables riesgos y trágicas, y a menudo fatales, consecuencias.

Dado que los niños encarcelados no son separados de los detenidos adultos, son rutinariamente atormentados victimizados por la espantosa violencia y depravación que reinan en estos abarrotados sitios. Privados de incluso los derechos más elementales, los supervivientes de esta embrutecedora experiencia invariablemente crecen como individuos deshumanizados que, lejos de contribuir con la sociedad, se transforman en una amenaza para el orden para el orden público.

Matrimonio infantil
Más de dos de cinco jóvenes mujeres- más del 40 %- se casan antes de los dieciocho. El matrimonio infantil involucra a jóvenes menores de dieciséis (la edad legal mínima para casarse en Zambia) y el compromiso de las niñas pubescentes es muy común. A pesar de ser ilegal en teoría, las costumbres y tradiciones del país toleran estas uniones.

Esta práctica conlleva consecuencias negativas serias en el desarrollo emocional y psicológico de estas jóvenes quienes se ven forzadas de manera prematura a mantener relaciones sexuales traumáticas, no siempre consensuadas, y deben pasar por una transición abrupta desde la infancia a la adultez sin pasar antes por la fase preparativa de la adolescencia. Estos matrimonios son especialmente dañinos para las novias más jóvenes quienes no tienen opción alguna en lo que concierne a la elección de su futuro marido.

Derecho a una identidad
En Zambia solo el 14 % de los nacimientos son declarados de manera oficial a las autoridades, principalmente debido al difícil acceso a los servicios de inscripción de identidad públicos. Los honorarios de la inscripción y los gastos relacionados desalientan a muchas familias zambianas en su intento, especialmente en áreas rurales.

Los niños que no han sido inscriptos no tienen una identidad o nacionalidad oficial y no disfrutan de ninguno de los beneficios de la ciudadanía. Esto genera grandes dificultades en cualquier intento de interacción social para estos individuos no inscriptos que son considerados como invisibles, e intrascendentes, por la sociedad y son privados de los más básicos derechos humanos.

Categoría: / Tags:

— Actualizado: 27 octubre, 2020 — Visitas totales: 12 — Últimas 24 horas: 0 — Conectados: 0