Angola

Home Angola - DERECHOS DE LA INFANCIA

Los niños de Angola

Haz que los derechos infantiles en Angola sean una realidad

La situación de los niños angoleños es especialmente seria y alarmante. Este país, asolado por la pobreza y sus problemas relacionados (malnutrición, falta de agua, salud…) debe encontrar rápidamente la manera de frenar estas graves violaciones de los derechos infantiles.

 

Índice de Cumplimiento de los Derechos del Niño:
4,72 / 10

Nivel negro : Situación muy grave

Población : 18 millones
Pob. De 0 a 14 años :43,5 %

Esperanza de vida : 51,5 años
Mortalidad de menores de 5 años :161 ‰

1. Situación de los niños

Principales problemas encontrados en los niños de Angola:

Pobreza

El 40% de la población angoleña vive por debajo del umbral de la pobreza. Este problema crea grandes disparidades entre los angoleños. La mayor parte de la población debe luchar para sobrevivir, en tanto que sólo una minoría acumula la mayor parte de la riqueza del país. Esta disparidad económica es principalmente el resultado del comercio del petróleo. En efecto, este país es el exportador número uno de petróleo en Africa.

Los niños son los más vulnerables ante las consecuencias de la pobreza, y la sufren a diario.

El derecho a la salud

El índice de mortalidad en Angola es uno de los más altos en el mundo y el promedio de esperanza de vida de los angoleños es extremadamente baja. Tanto a nivel estructural, material, como también a nivel de personal calificado, éstos son enormemente insuficientes. La higiene, curación y cuidados no están al alcance de todos.

El virus del SIDA se ha extendido por toda Angola. Se estima que de unas 190.000 personas VIH positivas, la mayoría son mujeres y en consecuencia, la crueldad de esta enfermedad afecta la vida de los niños: muchos de ellos han perdido a sus padres a causa del SIDA. Otros, son VIH positivos de nacimiento, ya que el virus les ha sido transmitido por su madre.

Otro problema alarmante en la salud de los niños angoleños, es el regreso de la polio. En efecto, desde el año 2005, el país ha intentado una vez más de erradicar esta enfermedad dolorosa y asesina. A pesar de las crecientes campañas de vacunación en el país, las muertes de algunos niños continúan sucediendo de manera regular o son discapacitados por la enfermedad.

El derecho a la alimentación

La malnutrición, consecuencia directa de la pobreza, es un problema serio y alarmante en Angola. Las familias no le dan a su cuerpo la cantidad de alimento que necesita. Los niños, cuyos cuerpos y salud son más débiles, son los más vulnerables y sufren gravemente de hambre. La malnutrición es una de las principales causas de mortalidad infantil en este país.

El derecho al agua

El agua potable que dispone la población angoleña es en extremo insuficiente. Este recurso vital es caro y muchas familias utilizan agua de río. Debido a esto, existe una carencia de higiene y ésta afecta la salud de los niños. La lucha contra las enfermedades epidémicas y virales está demostrando ser mucho más difícil. La diarrea es el principal resultado del agua sucia y anualmente conduce a la muerte a muchos niños.

El derecho a la educación

Más del 40% de los angoleños no ha recibido educación. La escuela es en principio gratis y obligatoria. Sin embargo, en general la educación conlleva numerosos gastos adicionales, lo que conduce a índices de absentismo y abandono.

En las regiones más remotas, las escuelas son pocas o, algunas veces, completamente ausentes. Asimismo, los salones de clase son deplorables, siendo los problemas principales la falta de instalaciones sanitarias, construcciones arruinadas, la enseñanza limitada y profesores sin capacitación.

Maltrato y abuso

El maltrato infantil es una práctica común en Angola, aún más porque es ampliamente tolerada.
Algunos incluso creen que es el sistema quien promueve el abuso infantil.

Este es el caso específico de los “niños brujos”; estos niños, quienes son generalmente los más pobres, son acusados de brujería. Debido a ello, cuando estos niños son encontrados, todo es permitido e incluso recomendado. Ellos son golpeados cruelmente y torturados, y sus familias son aisladas y privadas de agua y comida. Algunos angoleños incluso, incitados por algunas tradiciones ancestrales, asesinan a los niños de quienes se sospecha son brujos.

Otras formas de abuso en los niños se llevan a cabo en las prisiones. La gran mayoría de éstas no tienen ni pueden crear un espacio reservado para menores, ya que se encuentran superpobladas, por lo que los niños se encuentran mezclados con los adultos.
Desafortunadamente, tanto los prisioneros como los guardias, sacan provecho de la juventud de estos niños y abusan regularmente de ellos.

Trabajo infantil

En Angola, uno de cada cuatro niños aproximadamente es forzado a trabajar para poder sustentar las necesidades de su familia. Sin embargo, las leyes del país prohíben el trabajo infantil a los menores de 14 años, y sólo lo permiten a los menores de 16, sujeto a la autorización de los padres. Sin embargo, la efectividad y el control de estos estándares son demasiado precarios para ser respetados.

Muchos niños son empleados en plantaciones o como pescadores. Reciben una miseria, que sólo les sirve para prepararse una comida.

En áreas urbanas, los jóvenes angoleños trabajan en la calle como vendedores ambulantes o como empleados domésticos en casas de familias ricas. Estos jóvenes son enfrentados a la dureza y a la violencia de sus empleadores: sea en la forma de maltrato, abuso,violación sexual.

Otros niños son explotados por el comercio ilícito: tráfico de drogas,tráfico humano, trata de blancas (o prostitución forzada). Su vida está expuesta al riesgo a diario y ellos crecen en condiciones deplorables.

Niños callejeros

En Angola, un número alarmante de niños vive en la calle. Su situación ha sido causada por conflictos que separaron a sus familias, o incluso porque estos niños huyeron de su casa escapando delabuso del que eran víctimas.

Una vez en la calle, estos niños, algunos de ellos muy jóvenes, se encuentran solos y sin ningún recurso. Esta situación los fuerza a tomar medidas drásticas para sobrevivir,  ya sea en la mendicidad, o siendo parte del comercio ilegal o la prostitución, estos niños son blanco fácil de los grandes traficantes y explotadores de niños, quienes no les darán a los niños ninguna alternativa.

El derecho a la identidad

Cerca del 70% de nacimientos no son registrados por las autoridades púbicas angoleñas. Debido a ello, estos niños no tienen una identidad oficial o una nacionalidad.

El costo incurrido por certificados de nacimiento es demasiado alto para estas familias pobres.
Esto representa una gran dificultad para ellas, ya que no van a poder gozar de sus derechos, al ser considerados invisibles a los ojos de la sociedad. A esto se añade que a los niños sin ningún tipo de identidad se les va a hacer casi imposible conseguir acceso a la educación.

Categoría: / Tags:

— Actualizado: 27 octubre, 2020 — Visitas totales: 12 — Últimas 24 horas: 0 — Conectados: 0